Horror, tengo mucho trabajo y no tengo tiempo, ¿Qué puedo hacer?

, , 5 commentarios
Es muy probable que  te sientas identificado con esta frase. Y si te paras a pensar, lo que puede estar pasando es que no gestionas bien tu tiempo. Independiente de tus cargas familiares y laborales, gestionar bien tu tiempo y terminar el día habiéndole sacado un máximo rendimiento, depende exclusivamente de ti. ¿Proteges tu tiempo? ¿Tienes un buen sistema para conseguir anotaciones organizadas? ¿Consigues que no se te olvide nada de lo que tienes que hacer? ¿Organizas bien tu correo y distingues y separas lo que requiere de una acción de lo meramente informativo? ¿Cómo te enfrentas a una gran tarea?
Si te interesan estos temas, puedes  suscribirte al blog de Berto Pena. En él puedes encontrar infinidad de artículos sobre todo lo relacionado con la productividad, la eficacia y la buena organización. Estas estrategias  no se aprenden en un día ni en dos, pero el primer paso es conocer buenas técnicas para poco a poco poder ir  poniéndolas en práctica. También ofrece un curso online con audiolecciones semanales de 15 minutos.

5 comentarios :

Alberto Gilsanz Mir dijo...

Muy buen artículo.
Ciertamente esto de las TIC llama mucho a la procastinación http://es.wikipedia.org/wiki/Procrastinaci%C3%B3n
Hay que centrar el foco y hacer un esfuerzo para poder atender lo importante.
Sin embargo no sólo las TIC te interrumpen el trabajo. Hoy en día tenemos menos paciencia con todo y no queremos esperar, queremos que se nos atienda en el momento y nos cuesta eso de respetar el trabajo de otros. ¿Nos hemos convertido en clientes?

Ximo Mossi dijo...

Pues a lo mejor si nos hemos transformado en clientes y hemos transformado a otros en clientes nuestros. Las palabras de Alberto tienen especial sentido cuando se contextualizan en el mundo educativo. ¿Tendemos a tener menos paciencia y a tomar soluciones rápidas en aras de la eficacia? Mmmmm

Inma dijo...

Yo también opino que cada vez somos más clientes, pero muchas veces es fruto de la ineficacia en la planificación. En la medida aprendamos a hacer las cosas con tiempo, y sobre todo aquellas acciones cuyos resultados dependan tambien de otras personas, seremos menos clientes. Y podremos dirigirnos a otras personas diciendo algo así como" Hola, ¿ Cómo estás? ¿ Te viene bien atenderme? ¿ Cuándo podemos quedar? "
Es cierto que luego en el día a día tambien surgen imprevistos, asuntos que requieren urgencia e inmediatez en darles respuesta. Pero conviene distinguirlos.
Respecto a la pregunta de Ximo opino que cada vez tendemos más a la solución rapida en aras de la eficacia. ¿ Cuántas veces hemos terminado algo y hemos dicho " Una cosa menos" ? Cuando realmente lo que deberíamos preguntarnos es ¿ Me satisface lo que he hecho?

Alberto Gilsanz dijo...

En realidad lo que creo que ocurre es que es tiempo de personalización, todos queremos que se nos atienda en el plano personal. No como un grupo sino como individuo. Nos halaga.
Estoy de acuerdo con Inma, hay que buscar un compromiso entre reflexión y eficacia. Una solución puede ser rápida si previamente se ha reflexionado sobre lo que hacer cuando esto ocurra.
Ximo, el otro lado tampoco es mejor, pasarse el tiempo pensando sin llegar a tomar ninguna decisión, porque siempre hay inconvenientes. Y porque, en el fondo, se tiene miedo al cambio y nos da seguridad seguir como siempre.
Busquemos un cambio lento, planificado y reflexionado. Andemos.

Teresa dijo...

No conocía el blog de Berto Pena, le echado un vistazo y ya tiene una seguidora más. Me parece muy interesante, tanto su blog como los comentarios que estáis poniendo por aquí.

Un abrazo.