Lectura en pantalla

, , 1 comentario
En varias ocasiones hemos comentado la necesidad de dotar a los alumnos de hoy de competencias lectoescritoras por medio de teclados y pantallas, incluso hemos expresado el deseo de que los alumnos se manejen con soltura con un teclado al terminar la Educación Primaria. El cambio es difícil sí, fundamentalmente porque no vemos importante lo que nosotros mismos no somos capaces de hacer, y especialmente lo que en su día no fue importante para nosotros. Pero, si abrimos un poco los ojos, vemos que los usuarios lentos de teclados hacen que, lo que debería resultar transparente y ágil se convierte en escollo, en rémora, en problema. Si el médico tarda más en sacarte la receta en el ordenador que en explorarte, algo falla.
Es difícil encontrar a alguien que piense que escribir rápido con un teclado, una competencia reservada antaño para los administrativos, sea algo innecesario hoy día. Hoy en día, en el trabajo y en casa, somos nuestros propios administrativos y escribanos.
Con respecto a la lectura en pantalla, desde siempre hemos tenido reticencias. Muchos han preferido imprimir, imprimir e imprimir para seguir leyendo en papel, que indudablemente ha sido un soporte más cómodo y agradable para leer un rato largo. Con la aparición de los dispositivos móviles con pantallas decentes y los ebooks estas preferencias están cambiando. La tecnología está cambiando nuestra forma de acceder a los textos.
Una de las grandes posibilidades para formarse, para conocer, en definitiva, para descubrir, son los blogs, esos espacios de publicación en Internet que permiten a cualquiera que tenga unos pocos conocimientos técnicos, tener su propia publicación. 
Pero acceder a estas lectura de una forma tradicional, es decir, acudir a cada uno de estos blogs uno a uno es algo poco práctico. Suscribirse por correo es un problema, se mezclan los mensajes que van dirigidos de forma personal a uno con los artículos que están escritos para el mundo.
Existe una tecnología ampliamente difundida, pero poco conocida, la sindicación de contenidos, el RSS.
La Wikipedia nos cuenta que el RSS se utiliza para difundir información actualizada frecuentemente a usuarios que se han suscrito a la fuente de contenidos.
Para poder suscribirnos a esas fuentes RSS necesitaremos un lector o agregador de feeds, como por ejemplo Google Reader.
Para suscribirnos a un feed disponemos de varias opciones, siendo la más utilizada la de hacer clic en el botón naranja similar al que aparece en esta entrada, que normalmente todos los blogs incluyen. La otra forma más manual pasa por copiar la URL del blog y pegarla en Google Reader por medio de la opción "Suscribir".
Para que podáis poner en práctica todo esto, os dejamos en el lateral derecho de nuestro blog un grupo de blogs de carácter educativo. Hemos empezado por los recomendados por XarxaTIC para este 2013, pero iremos añadiendo más.

Este artículo ha sido escrito en memoria de Aaron Swartz, coautor de la especificaciones RSS 1.0 y que murió el pasado 11 de enero. Descanse en paz.
Publicar un comentario en la entrada