5 años hablando de Chromebooks

, , Sin comentarios

Hace cinco años el modelo de aula de informática se estaba agotando por varias razones. Algunas de ellas eran pedagógicas, como la rigidez en la disposición de los alumnos en el aula o el tiempo que se perdía yendo-viniendo-arrancando-apagando. Otras eran simplemente de escalado, el aumento progresivo de la demanda de uso de TIC por parte de profesores y alumnos hacía inviable seguir montando aulas y más aulas de informática. Sin embargo, no había muchas más opciones. En 2008, la liaba Roberto Ortega montando un aula con terminales ligeros (linux y TCOS). Nuestra aula Byron, que ha servido dignamente durante 8 años con este modelo, aún hoy puede ser tremendamente válido, sobre todo si usas Raspberrys como terminales.
El primer mensaje que encuentro en mi correo del cole con la palabra Chromebook es de noviembre de 2011. En el seminario TIC de Secundaria de Escuelas San José estudiábamos la forma de disponer de más dispositivos para el uso con los alumnos. Recuerdo las caras de los compañeros que reflejaban una mezcla de incredulidad y escepticismo cuando mirábamos fotos y vídeos de aquellos portátiles tan raros.
La prensa veía una locura el modelo tecnológico de los Chromebooks,  muchos pensaban (y siguen pensando) en local cuando buscan la forma de desplegar dispositivos en su entorno. Aquello no se vendía casi nada.
Unos meses antes Enrique Dans lograba probar un Cr-48 y lo contaba en el diario Cinco días. Por aquel entonces ya se atrevió a decir que "El modelo de uso que Google lanza con Chromebook es indudablemente el futuro, aunque ahora mismo muchos escépticos piensen que echarán de menos su Word y el tener sus documentos en su disco duro. " ¿Os suena de algo? Han pasado CINCO! años de aquello.
Mientras algunos, que veían acercarse el momento del cambio de paradigma al Cloud computing, se liaban migrando complejas infraestructuras en las capa de la infraestructura o de las aplicaciones, Google lo hacía realidad con una idea tremendamente simple, el escritorio de trabajo es el navegador.
En el plano político, en otras autonomías, estaban liados con el terremoto del programa Escuela 2.0. Nosotros en Valencia, nos quedábamos sin plan, sin netbooks y sin alternativa.
Recuerdo que en muchas ocasiones hablaba de Chromebooks con Miguel Ujeda, lo hacíamos con gran expectación, nosotros pensábamos que era el futuro y una gran oportunidad para introducir la tecnología en las escuelas.
Casi dos años después, en la primavera 2013, surgió la oportunidad. Conocimos a Marc Sanz, de Google, que además era de Valencia! y pudimos acceder, de forma casi milagrosa a 40 dispositivos Chromebook Samsung series 5, que todavía hoy seguimos usando en el cole. Empiezan su cuarto curso en activo.
Miguel tuvo la genial idea de crear una comunidad ese mismo año para organizar a los educadores que estábamos siguiendo el asunto de cerca. La llamó "Chromebook Ñ", en un guiño reivindicativo para pedir a Google que se preocupara por tener Chromebooks con teclado español. Más tarde, cuando nos propusieron reconvertirla en el primer Google Educator Group de España no lo dudamos, la eñe tenía que seguir allí. Hoy se ha convertido en la comunidad de referencia en nuestro país y es un lugar privilegiado donde los educadores exploramos la forma de sacar partido a la tecnología en el aula.
La semana pasada hemos superado la barrera de los 400 chromebooks en el cole. Los equipos no necesitan mantenimiento, lo diré más claro, los últimos dispositivos que han llegado no han sido tocados por nadie más que por los alumnos. Sin embargo, más allá del dispositivo, hay que dedicarle tiempo a la logística que nuestro modelo de dispositivos compartidos exige. Hay que disponer de unos buenos armarios con ruedas (carros) para guardarlos y que se carguen (¡con buenas ruedas por favor!) y los jefes de estudio tienen que hacer un ingente trabajo organizativo para usarlos al máximo. Alguien tiene que montar los cargadores en el carro y organizar el uso.
A pesar de haber ampliado con un par de carros más en Secundaria en este principio de curso tenemos los horarios a tope. Algunos carros están el 100% del tiempo ocupados, así que habrá que ir pensando en algo para el año que viene...
Publicar un comentario en la entrada