Ads 468x60px

Featured Posts

14 mar. 2016

Reflexiones tras ITWorldEDU 8

Hay que reconocer que el ITWorldEDU de este año ha valido la pena.
Al llegar, nos encontramos en medio de la ponencia de Francesc Pedró, de Políticas Educativas de la UNESCO, que nos avisaba de que una tormenta se acerca en Educación, si no es que ha empezado ya a llover...

De toda la ponencia me gustaría destacar algunas ideas:
La necesidad tecnológica actual ya no es el equipamiento, sino la conectividad. La elección del dispositivo empieza a ser secundaria,  las políticas BYOD van llegando a las escuelas secundarias.
Se recuperan competencias TIC específicas como la programación, que se enfocan como organizadoras del pensamiento, no es tanto aprender a programar como programar para aprender.
Aparecen herramientas sencillas y gratuitas de acceso universal (ejemplos como ClassDojo, Google Classroom o Redmind) que empiezan ¡por fin! a permitirnos ser más productivos, cooperar y ganar tiempo en las microgestiones y la comunicación en el entorno del aula.
Se espera la irrupción del big data, que nos permitirá recuperar datos a gran escala, para así mejorar la toma de decisiones.
En toda esta tormenta de cambios, destacan como necesidades reales en el profesorado, la atención al alumnado con necesidades especiales, las competencias TIC para educación y las nuevas tecnologías en el lugar del trabajo.
Hay que ir transformando la formación del profesorado en coaching, acompañando a cada profesional en  un proceso personal de mejora.

Para mí, desde hace un tiempo con la mirada puesta en la realización de proyectos en equipo, y preocupado en cómo mejorar el desempeño de los equipos de trabajo, la ponencia relevante fue la de Fernando Trujillo


Fernando nos propuso un aprendizaje basado en proyectos (ABP) de base tecnológica y orientación social.
Usaremos las TIC para elaborar artefactos digitales como resultado de los proyectos y sugirió echar un vistado al Symbaloo de ABP en Infantil y Primaria.
Enriqueceremos los proyectos con socialización rica. Aquí hay tres grandes formas de hacerlo: el aprendizaje cooperativo (hacia dentro del aula), la investigación y el aprendizaje-servicio (hacia fuera del aula) y las comunidades de aprendizaje (hacia dentro-desde fuera).
"los alumnos no sólo aprenden porque el profesor les enseña, sino porque cooperan entre sí, enseñándose los unos a los otros.”(Pere Pujolás, 2004).
Un reto que tenemos a la vista, es cómo incorporar, junto al currículo, la cultura invisible del alumnado, de forma que sienta pertenencia, participe y contribuya en el entorno escolar. Son bienvenidos a la escuela los espacio de coworking, neobibliotecas y los maker spaces (lugares de invención y fabricación digital para la comunidad).
Un dato para mí demoledor, es que las claves sobre los resultados de los centros está en la variabilidad del profesorado. Hay más diferencias entre un aula y otra del mismo centro que entre comunidades autónomas. Es difícil trasladar prácticas dentro de un mismo centro. Para mejorar la "experticia colaboradora" se propone mejorar la comunicación interna y la difusión y comunicación externa;  realizar una curación de contenidos y coordinar la gestión de los proyectos.
Finalmente, nos propuso dejar de evadirnos, soñar la utopía y desarrollar estrategias para actuar en la incertidumbre. Casi nada.
En un momento de la ponencia, Fernando usó la metáfora del partido de David Perkins. De su libro El aprendizaje pleno. Os recomiendo su lectura, aunque el libro no es fácil de conseguir.

Otra de las comunicaciones que me resultaron relevantes, fue sobre la competencia digital del profesorado. Hoy en día no es defendible un profesorado incompetente en el ámbito digital. Nos llamó la atención de los esfuerzos que la administración catalana está realizado en la certificación del profesorado en este ámbito desde hace un tiempo (ACTIC) y la propuesta actual de certificar la Competencia Digital Docente. Su objetivo es que los docentes utilicen las TIC, no solo de forma instrumental, sino como recurso metodológico.
Mikel Agirregabiria, nos contó como el gobierno vasco lleva desde hace varios años, un proceso de certificación de madurez tecnológica de sus centros, para adaptarlos al entorno digital actual.

También encontramos talleres de reflexión y debate con más de 100 personas, usando una dinámica de roles y  jugando con Kahoot para dar nuestra opinión, dinamizados por Marinva
¿Quién dijo que la tecnología no nos ayuda a participar? ¿El futuro de los claustros?






6 abr. 2014

Taller de herramientas de Google Apps para docencia

Volvemos a la carga con un taller para profesores que quieren usar las GApps como herramienta docente. Serán 7 sesiones formativas en las que utilizaremos la metodología de la clase al revés para aprender. Tendremos un par de vídeos con el contenido de cada sesión y posteriormente se propondrán algunas tareas para la puesta en práctica. ¡Buen provecho!


Objetivos: 1. Creación de materiales didácticos para el alumnado en Google Drive.
  • Los archivos online de GDocs como materiales híbridos que nos permiten usarlos con ordenadores o con papel según los recursos disponibles.
  • Uso de estilos para organizar e indexar el documento.
  • Generación de plantillas para la creación de los materiales.
  • Uso del acortador de links como estrategia de control de los enlaces a los recursos de Internet.
2. Generación automática de portafolios digitales para el alumnado.
3. Evaluación mediante rúbricas con Goobric.
4. Cuestionarios de evaluación con Flubaroo.

Lista de reproducción con los vídeos formativos en Youtube
Documento guía y tareas en http://links.escuelassj.com/gad1

20 dic. 2013

Software, el papel de los centros II

Una vez más volvemos con el tema recurrente del software que utilizamos en los centros. ¿Cuál es el criterio de selección del software que utilizamos en nuestras clase? A alguien le puede sonar extraño pero, ¿cuál es el criterio de selección de los libros de texto o el de los materiales para el aula?

Los libros de texto o materiales didácticos para el aula, los escogemos con sumo cuidado, para que lo que queremos que los alumnos aprendan esté recogido dentro de estos materiales, y que la metodología empleada sea la que nosotros buscamos: Si vamos a realizar un proyecto, una investigación, un PBL,... buscamos lo que nuestros alumnos sean capaces de realizar con los medios que tienen y tenemos a nuestro alcance.

¿Y qué pasa con el software?, ¿buscamos las aplicaciones (herramientas) que pueden tener al alcance nuestros alumnos? o ¿tiramos de lo que estamos acostumbrados a utilizar importándonos poco lo adecuado o no de la herramienta?

Alguien se puede preguntar ¿a qué viene esto ahora?, o ¿a qué viene otra vez?. Pues bien, la semana pasada llego mi hija a casa diciéndome que necesitaba el word para hacer un trabajo del cole. En casa no tenemos equipos con windows a disposición de los niños, con lo que no se puede instalar el word. Le expliqué que el procesador de textos es un programa para editar textos y que también se puede utilizar para hacer dibujos, aunque no es lo más adecuado para hacer dibujos, para ese fin había aplicaciones diseñadas específicamente. Pero a la niña sólo le habían enseñado el word y ella quería utilizar lo que utilizan en su clase.

En este ejemplo de la vida real tenemos varios problemas:
  1. El word no se puede utilizar en cualquier plataforma, por lo tanto no se ha tenido en cuenta la variedad de plataformas existentes.
  2. En el caso en el que todo el mundo pudiera instalarse el word en su sistema operativo, es un software que tiene un coste económico que no todo el mundo está dispuesto a sufragar.
  3. Por otro lado la aplicación no es adecuada para hacer dibujos, sí que es cierto que se hacen dibujos de forma sencilla, pero no se guardan de forma adecuada.

Evidentemente el criterio de selección del software para hacer dibujos no ha sido el más adecuado, desde mi punto de vista, se ha elegido un programa que permitía hacer algo aunque no estuviera diseñado específicamente para ello.

A nadie se le ocurriría, en esta tierra valenciana, enseñar a hacer una paella en una plancha, aunque se pueda hacer (y alguien se tirará de los pelos) no es la herramienta adecuada. ¿Por qué no elegimos las herramientas adecuadas para nuestros alumnos? ¿Cuáles son los criterios de selección?

12 jul. 2013

Software, el papel de los centros.

Ayer vino, por parte de una empresa, una persona a hacer una demostración de lo que se puede hacer con el nuevo servicio de microsoft, Office 365. Nos habían dicho que el servicio era gratuito, y lo es, para centros, pero había cierta confusión con respecto al alcance del servicio, sobre todo en el tema de la famosa suite ofimática compuesta por: word, excel, ppoint, access...

El servicio es gratuito pero no tiene todas las opciones que las aplicaciones de escritorio, y por estas sí hay que pagar.

El resto muy parecido a lo que ya tenemos con Google Apps; correo, calendario, disco en la nube, sitios...

Me surge una pregunta en este punto. ¿Para qué necesitamos la suite ofimática de microsoft?

Hace años ya tuvimos el debate de que las empresas demandaban que los alumnos supiesen utilizar las herramientas de Ms para el trabajo de oficina, pasado el tiempo, ¿esto sigue siendo así?

Ayer cenaba con un amigo y le pregunté por la suite ofimática que utilizaban en su empresa, Openoffice, y además han migrado el sistema de correo a Google Apps. Me comentó que suponía que lo del Openoffice sería gratuito, no tenía ni idea. La empresa, BBVA. El segundo banco de España.

A lo largo de la demostración se citó el tema del adoctrinamiento que Ms quiere llevar a cabo en los centros y que por eso ofrece el servicio de forma gratuita, cuando en las empresas es algo de pago, con google apps ocurre lo mismo. Pero ¿los centros formativos se tienen que prestar a este adoctrinamiento? si un centro descubre herramientas (por qué no, de software libre) que hacen lo mismo que otras de pago cerradas, ¿es beneficioso para las empresas reducir los costes en software? en el coste que supone el cambio ¿los centros podían aportar la formación para llevar ese cambio adelante? (obteniendo un beneficio o no de esta formación) Cuando un alumno aprende a utilizar una herramienta, ¿tiene que ser de una marca concreta? ¿es beneficioso para el alumno?, ¿la herramienta es un objetivo en si misma?

He visto muchos comics o viñetas donde se parodia los centros educativos porque no han cambiado demasiado en 200 años. ¿Estamos haciendo lo mismo en el tema de las tic? ¿nos limitamos a transmitir lo que había hace 15 años? En tecnología 15 años son muchos años (piensa en tu primer móvil y mira el que tienes ahora)

Preguntas para reflexionar y debatir con una cerveza y unas olivas.

Un saludo y buen verano.

27 abr. 2013

Trabajo colaborativo, marca la diferencia

Esta semana he tenido la suerte de poder asistir a una jornada de formación organizada para profesores de colegios de la Compañía de Jesús. La jornada, de unas 16 horas divididas en 4 sesiones mañana y tarde, versaba sobre la metodología llamada PBL (Problem-based learning)

Evidentemente, todos partíamos de nuestra experiencia personal en un tema donde no teníamos apenas conocimientos. La metodología del curso nos desconcertó un poco al principio, dado que nos convertimos en alumnos resolviendo un par de PBLs, para descubrir, por nosotros mismos, cómo se ve esta forma de trabajar desde un punto de vista que no solemos tener, el del alumno. 

Durante la jornada resolvimos, o intentamos resolver, dos retos. Pertrechados con nuestros portátiles y tablets, la composición de los grupos fue debidamente diseñada según perfiles personales, la diferencia la marcó la utilización de herramientas colaborativas. 

La utilización, por parte de un grupo, de herramientas que están encerradas en sus dispositivos, hace muy difícil la colaboración en tiempo real. Lo que uno hace no lo ven los otros hasta que no se paran todos y se pone en común lo realizado.

La utilización de herramientas que permiten el trabajo en tiempo real de varias personas, que permite que todos trabajen y vean el trabajo de los demás, marca la diferencia en momentos en que el tiempo para la consecución de los objetivos es limitado.

Además, estas herramientas también permiten compartir los resultados con mayor facilidad con personas ajenas al equipo de trabajo, haciendo que compartir el conocimiento sea más sencillo.

Aquí, nuestro PechaKucha, hecho en GDrive, claro. 


Hace unas semanas Alberto hacía referencia a la utilización de herramientas colaborativas por parte de los alumnos en clase.
 

Visitas en el último mes

¿Quiénes somos?

Los que aquí escribimos somos profesores y profesoras que queremos formarnos, reflexionar y contar experiencias sobre el uso y las posibilidades metodológicas de las TIC en nuestros centros. Queremos recoger ideas, reflexiones y actividades que, pequeñas o grandes, puedan ser útiles para otros. El proyecto nace en las Escuelas San José de Valencia y está abierto a la participación de otros profesores o centros interesados