Sin riesgo, no hay avance

, , 2 commentarios

Es muy triste la definición que da la RAE de riesgo: Contingencia o proximidad de un daño.

No hay ninguna referencia al cumplimiento del anhelo, la ilusión, el logro o el éxito que viene precedido por el acto de arriesgarse.

Es decir, que se nos presenta el riesgo como una posibilidad de perder lo que tenemos o de no alcanzar lo que deseamos. Claro, de ser así, ¿Quién se arriesga?

Pero, en cambio, si nos quedamos paralizados por el miedo a perder, perdemos, ya que no nos atrevemos a innovar, a invertir, a apostar, a jugárnosla para crear nuevas circunstancias que mejoren nuestro entorno, y por tanto el de las personas que nos rodean.

El riesgo puede implicar perder, pero lo que está claro, es que sin riesgo no hay avance. Esto hace que lo que es bueno hoy, puede no serlo mañana, porque el contexto es diferente, asi que cambiemos la definición de riesgo y pensemos en él como algo positivo y como la antesala de un posible éxito.




2 comentarios :

Rob dijo...

Fantástica entrada!!!

Es cierto que la mayoría de las veces no somos capaces de perder el miedo a lo desconocido para avanzar.

Hace tiempo oíamos decir a Jordi Adell que "a los innovadores se los comen los leones".

Alberto Gilsanz dijo...

Claro, que justamente ser capaz de calcular los riesgos y estimar las posibilidades de éxito añaden sabiduría al cambio. De lo contrario te conviertes en un kamikaze.
Para mí el verdadero dilema es como conseguir que un grupo avance. Estaremos de acuerdo en que la participación es importante, tanto como que, en general, el consenso en las medidas a tomar en un gran grupo es prácticamente imposible, de forma que al final habrá que poner la vista en términos como meme, liderazgo, persistencia, ideas con sentido...